Vocera de Corte Suprema: “La administración de justicia tiene que ver con un equilibrio institucional del país”

La ministra de la Corte Suprema de Justicia, Ángela Vivanco, participó hoy -jueves 20 de abril- en el conversatorio “Los poderes del Estado en el proceso constitucional”, actividad organizada por la Universidad de Las Américas y en la que además intervinieron los presidentes del Senado y la Cámara de Diputadas y Diputados, Juan Antonio Coloma y Vlado Mirosevic, respectivamente; y el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero.

En el encuentro, la ministra Vivanco se refirió al aporte y colaboración que el máximo tribunal ha tenido en los dos procesos constituyentes, enfatizando la participación actual. “Nosotros hemos orientado nuestro aporte dando algunas ideas que nos parecen importantes o relevantes. Y lo hemos hecho con un ánimo colaborativo, buscando que esas ideas sean tenidas en consideración. Puede ser que en definitiva, esas ideas prosperen o no, pero hay algunos temas que consideramos no pueden estar ausentes de una nueva Constitución,” señaló.

“Tras 200 años de historia, hemos identificado en el tiempo temas que son tangenciales, que son relevantes para la administración de justicia y en general para el país, porque la administración de justicia no tiene que ver con quienes van a juicio, tiene que ver con un equilibrio institucional del país que los jueces, por supuesto, queremos siempre mantener y aportar” agregó la magistrada.

Sobre los puntos de interés que la Corte Suprema expuso frente al pleno de la comisión de expertos y a la subcomisión encargada de los temas jurisdiccionales del nuevo proceso constituyente, la ministra Ángela Vivanco indicó que “la jurisdicción tiene que estar asistida por principios que signifiquen tanto el acceso a la justicia de todas las personas, las revisiones que hay que hacer, sobre todo en relación con los grupos vulnerables, la defensa de los derechos fundamentales de todos ellos y la posibilidad de que haya una justiciabilidad de esos derechos, es decir, que se puedan llevar directamente a los tribunales, y que, en definitiva, en toda la actividad jurisdiccional primen principios propios del Estado de Derecho, particularmente la independencia, la imparcialidad judicial, la separación de poderes y la posibilidad de hacer cumplir forzosamente los fallos, de tal manera que las autoridades acaten los fallen judiciales”.

Asimismo añadió que “en este momento de la historia del país, es importante que del punto de vista del gobierno y la administración judicial haya una separación entre la funciones que tienen que ver con la administración de recursos, disciplina, formación de los jueces y nombramientos, en relación con la actividad jurisdiccional (…) y por eso nosotros hemos apoyado la creación de un órgano u órganos, según se desarrolle en el tiempo esta posibilidad, que puedan asumir esas funciones, dejándoles fundamentalmente el tema jurisdiccional y sobre todo la unificación de jurisprudencia, que obviamente va de la mano con el principio de certeza y seguridad, justamente a la Corte Suprema. Y ese es un tema que nos parece un avance” dijo la ministra Vivanco.

Por último, la autoridad judicial insistió en salvaguardar que “la experiencia que se ha ganado en muchos años de vigencia de la Constitución del 80 en relación con la jurisprudencia de las cortes, sobre todo en acciones cautelares, (amparo, protección y otras) se mantenga y se privilegie porque, en definitiva, el avance que un sistema constitucional tiene, no solamente requiere normas, sino que hacer materialidad esas normas y el modo en que efectivamente se materializan y se hacen justiciables los derechos, tiene que ver con la intervención de tribunales”.