Avanza tramitación de proyecto sobre desnotarización

Un contundente respaldo otorgó la Sala del Senado al proyecto que suprime o modifica la intervención de notarios en trámites, actuaciones y gestiones determinadas, al aprobar en general, con 42 votos a favor , la iniciativa que cumple su segundo trámite.

Ahora corresponde que el proyecto sea analizado en particular por la Comisión de Constitución del Senado, para lo cual se fijó como plazo, el lunes 17 de abril, para presentar indicaciones.

La presidenta de dicha instancia, Luz Ebensperger, explicó los principales alcances de la iniciativa que busca suprimir o adecuar la intervención de un notario en diversos trámites. En tal sentido, indicó que se plantea eliminar, entre otros, la exigencia de documentos autorizados en notarías por parte de órganos de la administración del Estado.

En la misma línea, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, destacó esta iniciativa que es una más de las que busca reformar el sistema notarial eliminando trámites que son innecesarios de acuerdo a la actual legislación y alivianando los costos.

Durante el análisis de la iniciativa intervinieron los senadores Matías Walker, Luciano Cruz-Coke, Alejandra Sepúlveda, Pedro Araya, Fidel Espinoza, José Miguel Durana, Alfonso De Urresti, Rodrigo Galilea, Ximena Rincón, David Sandoval, Kenneth Pugh e Iván Moreira.

Todos coincidieron en destacar el objetivo del proyecto que apunta a evitar el exceso de trámites, costos directos e indirectos y la intervención de un ministro de fe en los casos que no son necesarios de acuerdo a la actual legislación.

Señalaron que, con este proyecto se inicia un proceso que va en beneficio de los ciudadanos y que se necesita avanzar en las reformas estructurales al sistema notarial del país, que están consideradas en una iniciativa más grande y que esperan que sea reactivada.

Asimismo, destacaron que se eliminen trámites, tales como, el de reducir a escritura pública de una serie de trámites administrativos que ya son ratificados por ministros de fe de la administración del Estado. La idea es no duplicar autorizaciones y, por consiguiente, reducir la burocracia.