Analizan proyecto que aumenta sanciones a quienes arrojen basura en sitios eriazos y espacios públicos

Uno de los principales problemas que han presentado los países en los últimos años dice relación con los tremendos volúmenes de basura que se están generando diariamente. Así lo señala, en sus fundamentos, el proyecto (boletín 15815) que modifica el Código Penal para aumentar las sanciones a quienes arrojen basura en sitios eriazos y espacios públicos, analizado ayer en la Comisión de Medioambiente.

Además, plantea elevar los rangos sancionatorios aplicables hoy en nuestro Código Penal a quienes cometen este tipo de conductas en playas, riveras de ríos y zonas protegidas, tales como los monumentos naturales, áreas de conservación u otros de similares características de protección por parte del Estado.

El presidente de la instancia, diputado Daniel Melo (PS), acordó que, en la próxima sesión, se votará en general la iniciativa. Además, escucharán las opiniones del ministro de Justicia, Luis Cordero, y de la presidenta de la Asociación Chilena de Municipalidades, la alcaldesa de Peñalolén, Carolina Leitao.

En sus fundamentos, el texto señala que el crecimiento poblacional y una gran oferta de productos desechables han traído consecuencias muy difíciles de manejar. De acuerdo con el Banco Mundial (2018), “Chile ocupa el 2do lugar en América Latina de los países que más basura generan por día, con 1,15 kg por persona”.

Agrega que este es un problema muy frecuente en Chile, donde se puede observar en las playas, parques nacionales, plazas urbanas y calles, entre otros lugares. Asimismo, destaca que son varias las consecuencias nocivas que se generan al botar basura en cualquier lugar. En primer término, se debe considerar la afectación a nuestro medioambiente y entorno. Pero, también, el efecto en las personas y su convivencia social, incidiendo directamente no solo en su salud, sino que, además, en su calidad de vida.

En la sesión expuso la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas. Señaló que valoran la iniciativa, ya que la proliferación de vertederos ilegales es una de las principales problemáticas que afectan al medio ambiente. “Es una de las tres grandes crisis que estamos viviendo en el planeta”, añadió.

Acotó que tiene un impacto ambiental con múltiples aristas. Entre otros puntos, la contaminación del agua subterránea y el daño a la fertilidad del suelo. Igualmente, la generación de gases contaminantes, destrucción de ecosistemas y riesgos sanitarios.

Rojas indicó que, actualmente, existen 3.735 sitios de disposición final ilegal. Estos ocupan a nivel nacional una superficie de 1.444 hectáreas. Detalló que 3.492 sitios corresponden a microbasurales y 243 son vertederos ilegales.

Subrayó que la región Metropolitana tiene 931 sitios ilegales (24,93% del total nacional). Le siguen las regiones de Valparaíso, que tiene 603 (16,14%), y la de Coquimbo, posee 413 (11,06%).

Respecto de aumentar las sanciones por arrojar basura en sitios eriazos, la titular de Medio Ambiente efectuó algunas recomendaciones. Instó a la comisión a analizar en detalle cuáles son las razones por las que en la actualidad la fiscalización de los tipos penales vigentes es insuficiente. Además, conocer, en profundidad, el rol de los inspectores municipales y las multas de competencia del juez de policía local.