Primera Sala: Cheque protestado por firma disconforme no deja de ser título ejecutivo si no se alega falsedad de la misma

En sentencia del 15 de junio de 2023, Rol 162275-2022, la Primera Sala de la Corte Suprema señaló que el cheque protestado por firma disconforme no deja de ser título ejecutivo si no se alega falsedad de la misma.

La sentencia impugnada -de segundo grado- acogió la excepción opuesta, teniendo en especial consideración que el título en que se funda la demanda se origina en un cheque que fue protestado por firma disconforme, por lo que tal situación no constituye causal de protesto, a la luz de lo preceptuado en el Decreto con Fuerza de Ley 707 – en sus artículos 22, 33 y 34-.

Razona el fallo de alzada que el cheque -cuya notificación judicial solicitó el demandante en su gestión de preparación de la vía ejecutiva con la que se inició la presente causa- no tenía la aptitud legal necesaria para llegar a constituirse en título ejecutivo al tenor del artículo 434 Nº 4 del Código de Procedimiento Civil, desde que dicho documento no ha sido protestado por no pago fundado, en algunos de los casos que autoriza el legislador. Concluyen los sentenciadores que -así las cosas- no reuniendo el cheque materia de la litis condición habilitante para transformarse en título de crédito ejecutable, se configura en su contra la excepción opuesta, de falta de requisitos de los mismos, al carecer de la fuerza o carácter ejecutivo constitutiva de la excepción opuesta a la ejecución.

La sentencia de la Primera Sala indicó que “para analizar el arbitrio intentado resulta útil señalar que la excepción prevista en el numeral 7° del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil tiene por objeto controlar la concurrencia de los requisitos o condiciones establecidos por las leyes para que la acción ejecutiva pueda prosperar, es decir, debe sostenerse en que el título que sirve de fundamento a la ejecución no es ejecutivo; que la obligación contenida en él no es actualmente exigible; o bien que la obligación no es líquida. Lo anterior ha sido reconocido por la jurisprudencia, en cuanto se ha sostenido que la excepción dice relación con la ausencia de los requisitos propios del título que funda la ejecución, como cuando se persigue el cobro de una obligación condicional.

En ese sentido, la excepción en estudio ha de sustentarse en situaciones fácticas que se orienten a mermar el valor o las propiedades del título ejecutivo, con el objeto de acreditar que aquél carece de la fuerza de la que, al menos inicialmente, aparece dotado. “Se opondrá esta excepción cada vez que falte alguno de los requisitos para que proceda la acción ejecutiva, sea porque el título no reúne todas las condiciones establecidas por la ley para que se le considere como ejecutivo, o porque no es actualmente exigible. Esta excepción debe relacionarse, pues, con todos aquellos preceptos legales que consagran exigencias para que un título tenga fuerza ejecutiva. Estos preceptos legales, como se comprenderá, son innumerables, dada la diversidad de títulos ejecutivos que la ley crea, como también la diversidad de condiciones que establece para cada uno de ellos”. (Raúl Espinosa Fuentes, “Manual de Procedimiento Civil. El Juicio Ejecutivo”, edición actualizada por Cristian Maturana Miquel, Editorial Jurídica, 2003, págs. 113 y 114).

El artículo 434 N° 4 inciso segundo del Código de Procedimiento Civil reconoce la calidad de título ejecutivo al cheque, cuando puesto el protesto en conocimiento del obligado por notificación judicial, no alegue en ese mismo acto o dentro del tercer día tacha de falsedad”.

Añadió que “de lo anterior, aflora la naturaleza de título ejecutivo imperfecto del cheque, el que, para alcanzar la suficiencia necesaria en orden a exigir el cumplimiento forzado de la obligación que contiene, requiere de la realización de la mencionada gestión preparatoria de la vía ejecutiva. Su tenor, se complementa con lo estatuido en el artículo 22 de la mentada Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, en cuanto la extiende a la hipótesis de que el librador no consignare fondos suficientes para atender al pago del cheque, de los intereses corrientes y de las costas judiciales, dentro del plazo de tres días contados desde la fecha en que se le notifique el protesto.

En lo relativo a esta última actuación, agrega el inciso primero del artículo 33 de la citada ley, que los cheques sólo podrán protestarse por falta de pago, reglamentando los requisitos de aquél en sus incisos siguientes, debiendo estamparse en el dorso del cheque al tiempo de la negativa del pago, expresándose la causa, la fecha y la hora, con la firma del librado, sin que sea necesaria la intervención de un ministro de fe. Si la causa de la negativa del pago, fuere la falta de fondos, el librado estará obligado a dejar testimonio del protesto sin necesidad de requerimiento ni intervención del portador.

Como corolario de las normas citadas -y como ya lo expresó esta Sala de la Corte Suprema, en causa Rol N° 13.854-22, sentencia de 21 de febrero de 2023- aparece que para otorgar mérito ejecutivo a los cheques, se exige como requisitos copulativos: primero, la existencia del protesto debidamente estampado al dorso del cheque con sus menciones esenciales; segundo, la notificación del protesto al obligado al pago en los términos del artículo 41 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques; y, tercero, que efectuada tal notificación, el obligado al pago no alegue en ese mismo acto o dentro del tercer día tacha de falsedad, ni consignare fondos suficientes para atender al pago del cheque, de los intereses corrientes y de las costas judiciales.

Teniendo en cuenta los antecedentes del proceso reseñados en el motivo segundo precedente como también del examen del cheque es posible verificar que él reúne todos los requisitos a los que se ha hecho referencia en la consideración precedente para que el título invocado tenga mérito ejecutivo, toda vez que establecidas en la sentencia: de acuerdo a las circunstancias fácticas a) El cheque acompañado es materialmente real y contiene la firma auténtica del ejecutado. b) Que presentado a cobro, éste no fue pagado.
c) Una vez notificado judicialmente el protesto, el deudor no pagó ni alegó la falsedad de la firma.

Lo razonado pone de manifiesto el yerro en que incurrieron los juzgadores al desatender que el cheque –invocado como título- reúne todos los requisitos legales para que tenga mérito ejecutivo, por cuanto – como ya se dijo- el documento es real y auténtico, presentado a su cobro, éste no fue pagado, constando el protesto debidamente estampado al dorso de él con sus menciones esenciales y notificado judicialmente el protesto, el obligado al pago no alegó en ese mismo acto o dentro del tercer día tacha de falsedad de firma, ni consignó fondos suficientes para atender al pago del cheque, de los intereses corrientes y de las costas judiciales- contraviniendo de esta manera el artículo 434 N° 4 del Código de Procedimiento Civil y esta infracción de ley ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, desde que el error de derecho antes anotado condujo a los jueces a acoger, equivocadamente, la excepción del numeral 7 del artículo 464 del Código instrumental, debiendo haber sido rechazado”, concluyó.

 

VER SENTENCIA

¡Suscríbete ahora!

Jurisprudencia, legislación, doctrina, práctica y noticias. Todo en un solo portal.