Santiago, 2337-2016. Incumplimiento de instrucciones directas del empleador configuran gravedad suficiente para despido


Sumario:

Al trabajador se le indicó un orden preciso en que el actor debía desempeñar las tareas asignadas ese día, y tal determinación es prerrogativa única y exclusiva del empleador, quien cuenta con la potestad de mando de la empresa, y en tal sentido los subordinados deben obedecer tales directrices, encontrándoseles vedada la discrecionalidad para optar al orden en que desempeñan las tareas, cuando se les ha dado una orden expresa sobre este punto.

En este orden de ideas, corresponde ponderar si tal incumplimiento laboral reviste la gravedad en los términos que señala el artículo 160 del Código del Trabajo en su numeral 7°, para lo cual es del caso tener en cuenta que el actor, prestaba sus servicios en calidad de ejecutivo ayudante en la empresa demandada, cuyo giro es el de “seguridad, informática y telecomunicaciones”; asimismo, que el incumplimiento atribuido, consistió en la falta de revisión del equipo de comunicación a una entidad bancaria.

Así, estos jueces estiman que el análisis realizado por la juez del grado en la letra g) del mismo razonamiento primero, son los adecuados para entender que en este caso se configura la gravedad que el incumplimiento laboral imputado al actor tienen la fuerza necesaria para tener por configurado su despido con causa legal.


Santiago, uno de febrero de dos mil diecisiete.
Vistos:
Estos autos tramitados ante el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, R.I.T. M-2190-2016, R.U.C 1640046607-K, sobre despido indebido, caratulado “MAINE con SIT. LTDA. SEGURIDAD INFORMATICA Y TELECOMUNICACIONES”, por sentencia dictada el veinticinco de octubre de dos mil dieciséis, la juez suplente desestimó, sin costas, la acción por despido injustificado.
En contra de este fallo el letrado que representa al actor, dedujo recurso de nulidad sustentado en la causal prevista en la letra c) del artículo 478 del Código del Trabajo.
Esta Corte declaró admisible el recurso y, en consecuencia, dispuso traer los autos en relación. El día de la vista del asunto comparecieron los abogados que representan a ambas partes.
Considerando:
Primero: El recurrente funda su recurso de nulidad en una causal, esta es, aquella dispuesta en el artículo 478 letra c) del Código del Trabajo, esto es, cuando sea necesaria la alteración de la calificación jurídica de los hechos, sin modificar las conclusiones fácticas del tribunal inferior.
Indica que el vicio se encuentra en el considerando primero letra g), ya que la juez de mérito da por acreditado el hecho del incumplimiento imputado a su defendido y que acaeció el día 24 de junio de 2016, pero incurre en error en la ponderación de la gravedad del mismo.
Segundo: La recurrente estima que, para determinar la gravedad del incumplimiento debe considerarse aquellos perjuicios ciertos y determinados y no aquellos de carácter hipotéticos, como ocurre en la especie.
Solicita a esta Corte, acoger el recurso, invalide la sentencia, dictando otra en reemplazo con arreglo a derecho, que declare que se acoge la demanda condenando al pago de las indemnizaciones por falta de aviso previo y por años de servicios, con el recargo legal del 80%.
Tercero: De lo antes explicado, como se puede advertir, no hay discusión acerca de los hechos sentados por la juez de mérito, sino que sólo acerca de la calificación jurídica de los mismos.
Cuarto: Así, se debe tener presente que la letra f. del fundamento primero de la sentencia que se examina se da por establecido que: “..En la especie tenemos que se ha verificado un incumplimiento contractual. Al haber celebrado las partes un Contrato de Trabajo, como se desprende del instrumento de fecha 9 de diciembre de 2014 celebrado entre las partes, el actor se obligó a desempeñarse como ayudante técnico, resultando no solo propio de la naturaleza del contrato la potestad de mando del empleador, sino que por lo demás se encuentra explicitada en el instrumento, en el acápite 1.5 al indicar que “el trabajador se obliga a cumplir con las instrucciones y políticas de la empresa impartidas por el Empleador”. En este orden de ideas, se tuvo por establecido en la letra b) de este numeral I) que al actor se le dio una orden directa, acudir en primer lugar a la revisión técnica de la sucursal de Quilicura, durante la mañana, desplazándose en el transporte provisto para tal fin; y que cumpliera en la tarde la asignación a Santa Lucía. Esta situación no deja espacio a interpretación, se le indicó un orden preciso en que el actor debía desempeñar las tareas asignadas ese día, y tal determinación es prerrogativa única y exclusiva del empleador, quien cuenta con la potestad de mando de la empresa, y en tal sentido los subordinados deben obedecer tales directrices, encontrándoseles vedada la discrecionalidad para optar al orden en que desempeñan las tareas, cuando se les ha dado una orden expresa sobre este punto. En tal sentido, al haber decidido Alexander Maine no concurrir a la sucursal de Quilicura en la mañana, como se le había ordenado, optando por concurrir en primer lugar a la sucursal de Santa Lucía, ha incurrido en una infracción contractual, al no haber obedecido una orden directa del empleador. No obsta a lo razonado la justificación esgrimida de que el actor se habría quedado sin tiempo para comparecer a la sucursal de Quilicura dado el tiempo que le tomó la labor asignada en la sucursal de Santa Lucía, atendido que el empleador fue claro al indicarle que debía concurrir en primer lugar a la sucursal de Quilicura, de forma tal que si se encontró en una imposibilidad de cumplir la totalidad de la tarea encomendada se debió a una situación únicamente imputable a su falta de obediencia de las instrucciones del empleador.
Quinto: En este orden de ideas, corresponde ponderar si tal incumplimiento laboral reviste la gravedad en los términos que señala el artículo 160 del Código del Trabajo en su numeral 7°, para lo cual es del caso tener en cuenta que el actor don Alexander Antonio Maine Saldías, prestaba sus servicios en calidad de ejecutivo ayudante en la empresa demandada, cuyo giro es el de “seguridad, informática y telecomunicaciones”; asimismo, que el incumplimiento atribuido, consistió en la falta de revisión del equipo de comunicación a una entidad bancarias, como lo fue en el BancoEstado de Quilicura.
Sexto: Así, estos jueces estiman que el análisis realizado por la juez del grado en la letra g) del mismo razonamiento primero, son los adecuados para entender que en este caso se configura la gravedad que el incumplimiento laboral imputado al actor tienen la fuerza necesaria para tener por configurado su despido con causa legal.
Séptima: Por consiguiente, como se puede advertir, la juez del grado no ha incurrido en una errada calificación jurídica de los hechos, como lo alega la defensa del actor, al sustentar la nulidad de la sentencia en la causal contenida en la letra c) del artículo 478 del texto laboral.
Octavo: En mérito de lo razonado precedentemente, esta Corte estima procedente rechazar el recurso de nulidad interpuesto por el demandante, concluyendo que la sentencia impugnada por esta vía no es nula.
Y visto lo dispuesto en los artículos 477 a 482 del Código del Trabajo, se rechaza el recurso de nulidad interpuesto en contra de la sentencia dictada en la causa antes singularizada y que es de fecha veinticinco de octubre de dos mil dieciséis.
Redactó el fiscal judicial señor Daniel José Calvo Flores.
No firma el abogado integrante señor Gillmore, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo, por ausencia.
Regístrese y comuníquese.
Laboral Nº 2337-2016.
Pronunciada por la Décima Sala de esta Ilma. Corte de Apelaciones de Santiago, presidida por la ministra señora Marisol Rojas Moya e integrada por el fiscal judicial señor Daniel Calvo Flores y por el abogado integrante señor Robert Gillmore Landon.
Pronunciado por la Décima Sala de la C.A. de Santiago integrada por Ministro Marisol Andrea Rojas M. y Fiscal Judicial Daniel Calvo F. Santiago, uno de febrero de dos mil diecisiete.
En Santiago, a uno de febrero de dos mil diecisiete, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la resolución precedente.

¡Suscríbete ahora!

Jurisprudencia, legislación, doctrina, práctica y noticias. Todo en un solo portal.